COMUNICADO DE PRENSA

Observatorio para los Recursos del Sáhara Occidental
Western Sahara Resource Watch (WSRW)

 

 10 de mayo de 2005

Activistas de 20 países denuncian la decisión de Kerr Mc-Gee de continuar su exploración ilegal de los recursos petrolíferos del Sáhara Occidental ocupado.

La compañía energética norteamericana Kerr-McGee (KMG) anunció el 5 de mayo la renovación de su contrato con el gobierno de Marruecos para realizar explotaciones petrolíferas fuera costa (off-shore) del territorio ocupado del Sáhara Occidental hasta el 29 de octubre de 2005, coincidiendo con el próximo debate sobre el Sáhara Occidental en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Una coalición internacional de activistas pro derechos humanos de 20 organizaciones de los cuatro continentes ha urgido a la compañía norteamericana a que no renueve el contrato y cese todas sus actividades ilegales y políticamente irresponsables en el territorio. A pesar de estas advertencias de los grupos de la sociedad civil internacional y del pueblo saharaui, Kerr-McGee ha incurrido plenamente en una grave irresponsabilidad corporativa.

La coalición internacional "Observatorio por los Recursos del Sáhara Occidental"-"Western Sahara Resource Watch" (WSRW) denuncia esta decisión y hace un llamamiento a los accionistas de Kerr-McGee para que desinviertan inmediatamente de esta empresa norteamericana que sitúa a los beneficios por delante de los principios y directamente socava el proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental. El Observatorio por los Recursos del Sáhara Occidental también exige que todas las compañías de supervisión ética de inversiones que reevalúen los índices ("ratings") de Kerr-McGee a la luz de esta decisión.

El 4 de mayo, el Fondo Petrolífero Noruego anunció a la Empresa Noruega de Radiotelevisión que está considerando desinvertir en KMG. El Fondo posee acciones estimadas en 31 millones de dólars. Uno de los mayores inversionistas noruegas &endash;el Fondo Noruego "Skagenfondene"- ya ha desinvertido desprendiéndose de 100.000 acciones con unas pérdidas de dos millones de dólares. Este fondo consideró que esas acciones tenían un riesgo demasiado elevado, dada la negativa imagen que Kerr-McGee está adquiriendo.

El Sáhara Occidental es la última colonia de África y tiene la mayor parte de su territorio ilegalmente ocupado por Marruecos (para más detalles véanse los antecedentes más abajo). WSRW ha contactado con cientos de accionistas de Kerr-McGee, y con 30 empresas de supervisión ética de inversiones para explicar por qué las actividades de Kerr-McGee son incompatibles con la responsabilidad social corporativa y con el Derecho Internacional.

La coalición se formó para contribuir al éxito de sus miembros en sus previas actividades de presión, especialmente en relación con las empresas de estudios sísmicos TGS-NOPEC de Noruega y Fugro de Holanda. Estas empresas ya han abandonado el Sáhara Occidental (para más información, véase también el sitio www.arso.org). El mes de noviembre pasado la principal empresa petrolífera francesa, Total, cesó sus actividades en el Sáhara Occidental, probablemente como resultado de la campaña internacional de presión iniciada por el WSRW y el Frente Polisario. Esa decisión dejó a Kerr-McGee como la única empresa petrolífera extranjera aún dispuesta a operar en el Sáhara Occidental.

Los activistas deploran que Kerr-McGee rehusara abandonar el Sáhara Occidenal el domingo 1 de mayo. Esto demuestra la determinación de Kerr-McGee de aprovecharse de la ocupación ilegal marroquí y no teme burlarse del proceso de paz de la ONU y de los derechos de los saharauis.

El coordinador internacional del WSRW, Erik Hagen, dice que "la decisión de Kerr-McGee de continuar sus actividades en el Sáhara Occidenal contraviene los más básicos principios del Derecho Internacional y de la responsabilidad social corporativa. Continuaremos esta acción el tiempo que haga falta. El pillaje planificado de los hidrocarburos del Sáhara Occidental es inmoral e ilegal. El contrato ya ha contribuido a aumentar la tensión del conflicto. Desde que KMG firmó el contrato de reconocimiento con Marruecos en 2001, Marruecos ha pasado, de aprobar los planes de paz apoyados por la ONU, a rechazarlos. Existen posibilidades ciertas de iniciar acciones legales contra la empresa y urgimos firmemente a KMG a que cese sus actividades en el área. Su decisión de fijar la renovación de su contrato hasta el próximo debate en el Consejo de Seguridad demuestra su prevención ante la tormenta política que ha creado. Estamos totalmente seguros de que nuestras medidas harán que KMG se retire, como la última empresa petrolífera aún operativa en el Sáhara Occidental. La pregunta es sólo cómo y cuándo."

Para más información y contacto:

Erik Hagen, Coordinnateur International de WSRW et Comité norvégien de soutien au peuple sahraoui, téléphone (+47) 45 26 56 19,
erikhagen[at]yahoo.com

Richard Knight (New York), tel (+1) 212-663-5989
rknight1[at]juno.com

Raphael Fisera (Bruxelles) ; téléphone (+32) 484714870,
ws-resourcewatch[at]hotmail.com

Carlos Ruiz Miguel (Santiago de Compostela), tel. (+34) 981 563100,
Ruizmi [at]usc.es


Antecedentes

Sáhara Occidental, la última colonia de África.
Marruecos invadió el Sáhara Occidental, una antigua colonia española en noviembre de 1975, violando una decisión del Tribunal Internacional de Justicia según la cual el pueblo del Sáhara Occidental (los saharauis) debía determinar su propio futuro y ahora ocupa el 80% del territorio. Un proceso de paz patrocinado por la ONU se halla estancado debido al rechazo marroquí de aceptar cualquier solución que no garantice el dominio marroquí en el territorio. En otoño de 2001, Marruecos otorgó contratos de reconocimiento petrolíferos a Kerr-Mc Gee y a la principal empresa francesa, Total. El 29 de enero de 2002, el secretario general adjunto para asuntos jurídicos de la ONU, Hans Corell, dictaminó que la explotación del petróleo sin el consentimiento de los saharauis sería ilegal. También recordó el status del Sáhara Occidental como territorio no autónomo, esto es, como una colonia, la última de África. Ningún país reconoce la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. El Frente Polisario saharaui, que ha creado un gobierno en el exilio y que es un miembro de la Unión Africana reconocido por unos 70 Estados, incluyendo Sudáfrica, ha condenado severamente el contrato de Kerr-McGee. Los activistas saharauis que viven bajo el dominio marroquí también han hecho un llamamiento a Kerr-McGee a que se marche, a pesar de que la expresión de sus ideas conlleva un riesgo de represalias por las fuerzas de seguridad marroquíes. Organizaciones internacionales, incluyendo a Amnistía Internacional, Freedom House, Human Rights Watch y el Departamento de Estado USA han criticado fuertemente la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y la conducta de Marruecos sobre el particular. Además de en la exploración de petróleo, Marruecos está fuertemente comprometido en la pesca y en la industria de fosfatos en el territorio. El Observatorio por los Recursos del Sáhara Occidental, que agrupa a 20 organizaciones de 20 países de los cuatro continentes, es una coalición fundada recientemente para detener el expolio ilegal y contrario a la ética de los recursos del área.


[
HOME] - [Dossier exploitation des ressources naturelles au Sahara Occidental] - [campagne Kerr-McGee]